Juegos

  • Hoy haré la cena yo – me dice Amo Grey – Ponte el collar de juego.

Era evidente que tenía algo planeado, así que obedecí, me fui a la habitación y me puse el collar de sumisa. Cuando volví al comedor, Amo Grey estaba en la cocina, preparando la cena. Me dirigí hasta allí y le pregunté:

  • ¿Puedo ayudarte?
  • Sí, claro. Ayúdame a cortar ese pimiento – me dijo.

Cogí un cuchillo, la tabla de cortar y empecé a cortar el pimiento. Así mientras le ayudaba en determinado momento se acercó a mí por detrás, y susurrando en mi oído me ordenó:

  • Bájate los pantalones – obedezco, me bajo los pantalones y los dejo bajo mis rodillas.
  • Súbete el jersey y muéstrame tus tetas – me ordena nuevamente.

Me acaricia y mete sus dedos entre mis piernas, acaricia mi sexo y comprueba la humedad y me dice:

  • Ya estás mojada, putita.

Me estremezco, realmente estoy excitada y mucho. Acaricia mi sexo e introduce un dedo dentro de mí.

  • ¿Quieres que te folle? – me pregunta.
  • Sí, Señor – le respondo sinceramente.
  • Ya veremos si decido hacerlo o no. Sigue con lo que estas haciendo, yo voy a preparar la mesa.

Se va hacía el comedor mientras yo vigilo la cena, y termino de preparar la ensalada. He dejado la ropa tal y como está, porque sé que él quiere que vaya así, ya que sabe perfectamente cuanto me incomoda eso. Vuelve a la cocina y me dice:

  • Ya puedes ir al comedor y sentarte.

Me dirijo hacía allí con los pantalones a media rodilla y la sudadera por encima de mis tetas, y el sujetador debajo. Veo la silla, hay un consolador sobre ella. Mi Amo que va tras de mí, se acerca a la silla que tiene el consolador, la aparta y me indica:

  • Vamos, siéntate aquí.

Obedezco acercándome a la silla y sentándome, metiendo el consolador dentro de mí, ya que aunque no me lo diga, sé que eso es lo que él quiere.

  • Debes tener el consolador dentro durante toda la cena – me dice – Voy a traer los platos.

Un minuto más tarde veo que se acerca a la mesa con un plato en las manos, lo deja frente a mí y me ordena:

  • Ponlo en mi sitio, por favor.

Lo hago, para lo cual tengo que levantarme ligeramente de la silla, y por tanto el consolador sale de mí un poco.

  • Procura que el consolador no se salga del todo – me indica mi Amo.

tumblr_odyvdv0JGA1smvl8ao1_540Coloco el plato en su sitio, frente a mi al otro lado de la mesa. Y siento como el consolador sale y entra en mí, al sentarme de nuevo, tras haber dejado el plato en su sitio. Mi Amo hace que repita la operación un par de veces más, y una vez empezamos a comer me pide que me levante de nuevo para tocar mis tetas desnudas. Así pues el consolador, entra y sale de mí todas las veces lo que hace que me excite e irremediablemente gima por el placer.

  • No quiero oírte gemir – me regaña mi Amo.

Pero de nuevo, hace que me levante y siento el consolador dentro y fuera, dentro y fuera, así que aunque trató de no hacerlo, acabo gimiendo.

  • Te he dicho que no quiero oírte gemir – vuelve a regañarme.
  • Lo siento, Señor – le respondo.
  • Ahora quiero que te muevas un poco sobre el consolador, sube y baja sobre él y siéntelo dentro de ti – me dice.

Obedezco, y lo hago, sintiendo en placer, esta vez trato de no gemir, aunque me resulta un tanto difícil. Y finalmente se me escapa un gemido de placer, siento mi sexo y mi entrepierna muy húmeda.

  • Te he dicho que no quiero oírte gemir, así que estás castigada hasta que aprendas a obedecerme.
  • Si, Señor  – le respondo sin dejar de moverme sobre el consolador, que repentinamente siento que sale de mí.

Trató de introducirlo, pero está lleno de mis jugos, y mi sexo también está muy, muy mojado, tanto que mi mano se llena de mis jugos y Amo Grey al darse cuenta me dice:

  • Eres una guarra, mira como te estás poniendo. Anda, límpiate un poco esa mano.

Cojo un pañuelo de papel y me limpio. Durante el resto de la cena, me hace levantarme y sentarme varias veces más, de modo que al terminar estoy como una moto y más mojada que si me hubiera metido en la ducha. Al terminar, Amo Grey me hace levantar, y al ver la silla completamente mojada de mis jugos me ordena:

  • Mira como has dejado la silla, guarra, anda limpiala con tu boca.

Me arrodillo junto a la silla y empiezo a lamer el asiento limpiándolo de mis jugos. Amo Grey a mi lado me observa, diciéndome lo guarra y puta que soy. Luego me pone en pie y doblada sobre la mesa, primero me estimula un poco y después me penetra, mete su polla unas cuantas veces, luego la saca, sabe que si sigue follándome me voy a correr. La restriega por mi sexo y entonces siento un orgasmo, pero es un orgasmo más suave que los que tengo normalmente, en realidad, es lo que en el lenguaje sexual y sobre todo en sumisión se llama “Ruined orgasm u orgasmo arruinado”  .

 

 

 

 

 

 

6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s